Los orígenes de las carteras y las carteras modernas

La cartera es un accesorio esencial que juega un papel importante en nuestra vida diaria y no necesita presentación. Todos sabemos que una cartera es un pequeño estuche de cuero o textil que se introduce en el bolsillo para llevar el dinero, las tarjetas y otros documentos de identidad importantes.

Utilizada en nuestra vida cotidiana, puedes estar seguro de que es uno de sus accesorios esenciales sin el que no saldrás de casa. Tanto si se trata de llevar los objetos esenciales del día a día como de hacer una declaración de moda o de estilo de vida, una cartera nos ayuda a pasar los días y le dice al mundo cómo nos movemos.

¿Eres el tipo de persona que pasa su tiempo libre disfrutando de la emoción de los deportes extremos y necesitas la protección de una cartera resistente a la intemperie, o tal vez prefieres una cartera minimalista de cuero suave como una verdadera declaración de estilo? 

Sea cual sea el estilo que elijas, es interesante saber que la cartera tiene una historia y un periodo de evolución considerablemente largos que han llevado a los estilos modernos que todos usamos hoy en día.

Las carteras no son un invento nuevo

Algunos pueden pensar que las carteras son un desarrollo relativamente reciente, cuyos orígenes se remontan al siglo XX. Sin embargo, sorprendentemente, las carteras son ciertamente tan antiguas como la propia humanidad, y han sido necesarias desde que necesitábamos llevar objetos importantes. 

Por eso, en este artículo, vamos a sumergirnos en la historia de la cartera y en sus inicios antes de que se convirtiera en uno de los accesorios más útiles que casi todo el mundo tiene. 

Empecemos por los humildes orígenes de la cartera de uso cotidiano y dónde empezó todo…

¿Cuál es el origen de la cartera?

La forma de monedero que todos conocemos se originó probablemente cuando empezamos a utilizar el papel moneda. El estilo bifold, que es la primera cartera moderna, se creó para doblar los billetes por la mitad y facilitar su almacenamiento.

Sin embargo, las carteras para transportar dinero tuvieron su origen mucho antes del uso del papel moneda. Aunque no adoptaron la forma tradicional de una cartera tal y como la conocemos, las carteras se han utilizado a lo largo de la historia.

Incluso antes de la llegada del papel moneda, la gente necesitaba a menudo una forma de llevar todo, desde comida hasta monedas. Antes de la llegada de la cartera y la moneda moderna, los monederos y los pequeños recipientes para llevar objetos de valor eran los artículos de equipaje más comunes. 

Veamos a continuación el origen de la palabra «cartera» y por qué utilizamos la misma palabra para describir un monedero plano que se ha utilizado hasta hoy para llevar dinero, tarjetas y documentos de identidad importantes.

¿De dónde viene el nombre de cartera?

La palabra «cartera» es tan común que no solemos pensar en su origen y en por qué utilizamos esta palabra en particular para describir el lugar donde guardamos nuestro dinero, las tarjetas de débito y crédito, las tarjetas personales como el permiso de conducir y una serie de otros objetos útiles. 

Es interesante saber cómo la cartera obtuvo su nombre. El origen de la palabra «cartera» se remonta a la antigua palabra griega «kibisis», que se utilizaba para describir el bolso que llevaba el dios Hermes. En el pasado, Kibisis se traducía como Cartera. 

Sabemos que el uso moderno de la palabra cartera para los monederos planos que utilizamos hoy en día surgió alrededor de 1834, utilizado principalmente por los estadounidenses. 

Un maravilloso extracto que describe perfectamente la cartera fue escrito por A. И. Campbell en su libro de 1931 sobre el periodo arcaico, The Boy, the Grapes, and the Foxes. Escribe: «La cartera era la despensa portátil del pobre; …… te proporcionaba provisiones».

Carteras antiguas

Un descubrimiento antiguo muy raro e interesante que describe perfectamente las primeras carteras es uno de los ejemplos más antiguos de carteras encontrados en el mundo, perteneciente al hombre de hielo Otzi. Los expertos creen que este ejemplo de existencia humana antigua se remonta a unos 3.300 años antes de Cristo. 

Estos antiguos restos humanos fueron encontrados con un monedero atado a su cadera. En la antigüedad, la caza y la búsqueda de alimentos era una práctica esencial y cotidiana para nuestros antepasados. Por supuesto, ser capaz de cazar sin manos era importante. Por eso, este tipo de cartera ancestral era tan importante para el hombre primitivo. 

Ahora que sabemos que las carteras han formado parte de nuestra vida cotidiana desde hace mucho tiempo, aunque no en las formas modernas que utilizamos hoy en día, veamos a continuación las primeras formas de carteras y su aspecto.

Carteras utilizadas por los griegos y los romanos

Ahora que hemos echado un vistazo fascinante a la forma en que el hombre primitivo necesitaba llevar sus objetos cotidianos importantes, veamos cómo los antiguos antepasados del hombre – los griegos y los romanos – utilizaban y llevaban las carteras originales.

Unos cuantos miles de años después, los ciudadanos romanos y griegos solían llevar carteras atadas a la cadera o, a veces, hábilmente escondidas en sus togas.

Aunque algunas de estas carteras se han erosionado, los arqueólogos han encontrado rastros de ellas en todo tipo de yacimientos griegos y romanos. Sorprendentemente, incluso después de la devastación de Pompeya, los expertos han encontrado diferentes tipos de carteras. Esto demuestra la importancia de los primeros tipos de carteras para estas antiguas civilizaciones. 

Los griegos y los romanos llevaban de todo, desde billetes de banco como recuerdo hasta las pequeñas monedas más comunes utilizadas para pagar. Incluso en la mitología griega, dioses como Hermes llevaban mensajes en carteras y bolsos. 

Quizá se pregunte cómo eran estas primeras carteras. A continuación los analizaremos.

¿Cómo era la primera cartera?

Llevada por los antiguos griegos, la primera cartera era una pequeña bolsa o mochila hecha de piel de cordero, vaca, caballo u otro material resistente. Se llevaba atado al cuello con un cordón. Suelen ir sujetas a un cinturón y se utilizan para transportar objetos esenciales como alimentos y otros suministros. 

Los estudiosos de la antigüedad han encontrado referencias a carteras en la vida cotidiana de la antigua Grecia que, para un público moderno, se parecerían más a una mochila que a la tradicional cartera de dos caras.

De hecho, no fue hasta mucho más tarde en la historia que la palabra «cartera» se referiría al pequeño monedero, normalmente plano, que entendemos y usamos a diario hoy en día.  En aquella época, las carteras eran lo suficientemente grandes como para llevar provisiones suficientes para el día o la semana.

¿Cómo evolucionaron estos primeros métodos para llevar las necesidades hasta llegar a la cartera original que conocemos hoy en día? Sigamos leyendo. 

Carteras en el año 1300

La cartera original, tal y como la conocemos, se originó en el año 1300 y se describe generalmente como una bolsa para llevar objetos de valor. 

En esta época, las carteras se hicieron más pequeñas y se acercaron hasta el tamaño que conocemos. Hacia el año 1300, las carteras ya no se utilizaban para llevar comida y otras provisiones, sino que contenían monedas y tarjetas de visita. 

La tarjeta de visita era una pequeña tarjeta utilizada con fines sociales. Los visitantes dejaban pequeñas notas escritas a mano en las casas de sus amigos ausentes. 

Al igual que sus predecesores griegos y romanos, estas carteras se llevaban en la cadera. 

Carteras del Renacimiento

Las carteras empezaron a adoptar una forma más familiar a mediados del siglo XVII, en gran parte debido a la introducción del papel moneda. El papel moneda plano se introdujo por primera vez en la colonia de la bahía de Massachusetts en 1690; hasta entonces, el dinero moneda que se utilizaba ampliamente en la época se llevaba en pequeñas mochilas, que pueden describirse más sencillamente como monederos.

La invención del papel moneda redujo la necesidad de llevar el dinero alrededor de la cintura, por lo que aparecieron carteras cuadradas o rectangulares más pequeñas y duraderas, que ahora nos resultan más familiares.

Durante el Renacimiento, las carteras iban de lo simple a lo muy ornamentado, con costuras únicas y a menudo escudos de armas.

En aquella época, las carteras aún se llevaban pegadas a la cadera y en ellas se guardaban desde billetes viejos hasta trozos de comida. Por desgracia, el corte de carteras por parte de los ladrones era un problema importante en aquella época, ya que las carteras solían estar a la vista y los objetos de valor se robaban con facilidad.

La aparición del papel moneda

El papel moneda no apareció en el Nuevo Mundo hasta la década de 1690, cuando las carteras volvieron a cambiar de diseño cuando exploradores como Marco Polo regresaron de Oriente, trayendo consigo el concepto de papel moneda.

En esta época, cuando el papel moneda se convirtió en la norma, se popularizaron los diseños de carteras planas, en las que los elegantes de la época llevaban sus billetes.

A mediados del siglo XIX, la cartera plana era más utilizada por los hombres de clase media, que competían entre sí mostrando sus carteras llenas de dinero. Estas gruesas carteras se llevaban en el cinturón, ya que los bolsillos se consideraban un accesorio femenino en el siglo XIX. 

Carteras en el siglo XIX

A principios del siglo XIX, la Revolución Industrial permitió que más estadounidenses utilizaran carteras. Las carteras no sólo contenían dinero, sino también otros objetos de uso cotidiano, como los accesorios para fumar. 

En España, la cartera también se utilizaba mucho para llevar accesorios para fumar.  Una mochila de bolsillo fabricada con un tejido muy resistente, normalmente de caballo o de vaca, se convirtió en un accesorio cada vez más práctico para transportar objetos de valor.

Carteras modernas

Cien años después, aparecieron las carteras estándar que conocemos. La moderna cartera de cuero con dos pliegues se creó a mediados del siglo XIX y se hizo más popular con la introducción de las tarjetas de pago.

Antes de la tarjeta de crédito moderna tal y como la conocemos, había que utilizar una tarjeta diferente para cada propósito. Por ejemplo, los dueños de restaurantes tenían tarjetas para comer, las tarjetas de las aerolíneas se utilizaban para volar, etc., por lo que las carteras modernas tenían que ser más grandes y contener algo más que dinero en efectivo y unas pocas tarjetas. Se necesitaban muchas ranuras para las diferentes tarjetas de pago que pudiera tener cada persona.

Con la introducción de las tarjetas de crédito en los años 50, el diseño de las carteras empezó a cambiar para adaptarse a los tiempos. Los compartimentos para billetes de la cartera empezaron a encogerse para ajustarse a los billetes de la época, y se añadieron ranuras adicionales en las que se podían introducir las tarjetas de crédito para mayor comodidad.

Las carteras modernas de dos o tres capas se hicieron muy populares en la segunda mitad del siglo XX. Mientras que las carteras de los hombres eran más resistentes y duraderas, diseñadas para guardar eficazmente el dinero, las tarjetas y los documentos, las carteras de las mujeres eran más elegantes y modernas, y a menudo se combinaban con su ropa como accesorios.

A medida que avanzaban los tiempos modernos, las carteras se convirtieron en un accesorio imprescindible para cualquier persona y estaban al alcance de cualquier necesidad. Ya sean las tradicionales carteras de dos o tres capas, las carteras con bolsillo delantero o las carteras de viaje que pueden contener pasaportes y tarjetas de embarque.

A partir de la década de 2000, la tendencia a limitar las necesidades de carteras se acentuó con la llegada de las tarjetas de crédito y débito, y la tradicional cartera de dos hojas se hizo menos popular. 

Las carteras superfinas fabricadas con los nuevos tejidos sintéticos resistentes a la intemperie, así como con hermosos cueros suaves en una gama de colores, son las carteras preferidas del hombre moderno de hoy. La nueva cartera minimalista es la última tendencia, eliminando el desorden pero conservando la eficacia de todas sus funciones.

Finalmente… 

Esperamos que haya disfrutado explorando los orígenes de las carteras y cómo nuestros antepasados de la Edad de Hielo prepararon el camino para las carteras modernas que utilizamos hoy en día.

En Moavishop, tenemos la cartera que necesitas, grandes o pequeñas, con son sin monedero, ¡perfectas para su estilo de vida actual! Haga clic aquí  para  ver nuestra selección de carteras.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
Abrir chat